Columna Trajana
Fuente:
http://www.artecreha.com/Miradas_CREHA/columna-trajana.html
Foro romano. S. II.
Entre los monumentos conmemorativos de la edilicia romana destacan los arcos de triunfo (ya comentados en esta misma sección: ver **Arco de Tito**) y las columnas monumentales.

Las columnas conmemorativas carecían de función tectónica y se levantaban con la función eminentemente propagandística de rememorar personajes o hechos importantes. Aúnan además el sentido epopéyico de toda construcción enhiesta, y el simbolismo cósmico como eje y centro del Universo

Las columnas no fueron tan habituales en la Roma imperial como lo fueron los arcos de triunfo, y se sabe principalmente de tres de ellas, la dedicada a Trajano, de la Antonino Pío, levantada a su muerte en su honor, y la de Marco Aurelio que se construyó precisamente sustituyendo a la anterior, y que constituye una copia repetitiva de la de Trajano.

La Columna trajana se sitúa al norte del Foro romano, cerca del Quirinal, en el llamado Foro de Trajano; se sabe de su inauguración el 18 de mayo del 113; y que alcanzaba los 38 m. en total, que se quedan en 29'78, sin contar el basamento ni la estatua que la coronaba. Se construye en mármol pario, y estaba formada por 17 tambores en ligero éntasis. Se alza el monumeto sobre un basamento o pedestal cúbico, sobre el que la columna se asienta encima de un plinto liso y un toro que reproduce una rica y espesa corona de laurel.

El interior de la columna está recorrido por una escalera de caracol, iluminada por saeteras. En lo más alto coronaba la construcción un águila, que luego sería sustituída por una enorme estatua de bronce del emperador, que a su vez, en el S. XVI y por orden del Papa Sixto V, sería sustituida por una estatua de San Pedro, que aún se conserva.

La finalidad de la columna ha dado pie a múltiples interpretaciones, porque por una parte el texto en imágenes que recorre el monumento en espìral a lo largo de todo el fuste de la columna, como si de un enorme papiro se tratara, narra las campañas de Trajano contra losdacios, en la frontera de Tracia, junto a la desembocadura del Danubio. Desde este punto de vista la columna constituiría un típico monumento conmemorativo de los logros del emperador, si bien es también innegable la dificultad que entrañaba leer todo el relieve desde la base hasta su altura final, y tampoco hay que olvidar que la columna se hallaría rodeada de edificios que impedían que destacara como una referencia visual de la ciudad.

Por tanto no parece que hubiera de ser esta su única función, ni siquiera la principal, sobre todo si atendemos a la inscripción que aparece en el basamento, en la que se señala hasta dónde llegaba la altura del montículo desplazado y allanado al construíse esta parte del foro y del que la columna serviría de pretérita referencia. Dice así: El Senado y el pueblo romano, al emperador César Nerva Trajano Augusto Germánico Dácico, hijo del divino Nerva, pontífice máximo, tribuno por decimoséptima vez, emperador por sexta vez, cónsul por sexta vez, padre de la patria, para mostrar la altura que alcanzaban el monte y el lugar ahora destruídos para obras como ésta. Podría entenderse en este caso que su construcción pretendía también servir de referencia urbanística, señalando así hasta dónde llegaba el monte desplazado por el foro.

La columna además sirvió para cobijar las cenizas del emperador, lo que decidió el Senado romano a la muerte de Trajano en el año 117. Y así se hizo, depositándolas en una urna de oro custodiada en la camara mortuoria del lado norte del basamento. Finalmente tampoco habría que olvidar su situación, muy significativa, al fondo del Foro trajano, pero justamente entre las dos bibliotecas que se habían levantado allí mismo, cuya función doctrinal quedaba complementada con esta columna, que venía a ser autentico papiro abierto a toda la ciudadanía, inlcuida la gran mayoría analfabeta.

Pero si por algo debe destacarse la importancia de este monumento es por la riqueza de sus relieves escultóricos, paradigma excelente del relieve romano. Ya hemos comentado que la columna simula en realidad un inmenso papiro enrrollado que narra gráficamente las campañas de Trajano contra los dacios. En la mitad inferior narra la primera guerra dácica entre 101-102; y en la segunda mitad, la segunda guerra entre el 106-107.

La narración es continua al modo de la ilustración de los papiros, en franjas de 1´20 m. dispuestas helicoidalmente. Sólo una Victoria vista de perfil, interrumpe el relato, dividiendo en dos mitades la narración. El desarrollo total del rollo en espiral alcanza los 200 m. y las figuras esculpidas superan las 2500.

La descripción presenta muchos aspectos curiosos. En primer lugar toda la obra escultórica estaba pintada con brillantes colores, hoy perdidos, pero de indudable espectacularidad. Las figuras, más de doscientas, muchas de ellas repetidas (lo que solía ser habitual en este tipo de relieves), están captadas a vista de pájaro (perspectiva abatida) y con un evidente sentido dehorror vacuii.

La narración también es singular, porque no se representan batallas épicas, sino la guerra tal como era: marchas rutinarias, construcción de puentes y acueductos, travesías de ríos, construcción de fosos, de puentes, de campamentos, etc. Aunque no falta la figura del emperador, que actúa como conductor del guión narrativo, pues aparece representado más de 50 veces.

La obra compositivamente es un canto a la originalidad y la habilidad técnica: En el detalle y en la perspectiva, muy variada y conseguida no sólo gracias a las diferencias de bulto en el relieve, sino también a la variedad de posturas y a la utilización de recursos como escorzos, o el legendario schiatto romano. Como los relieves son de difícil contemplación directa se hicieron dos moldes de toda la figuración en época moderna: uno, realizado en el S. XIX, se halla en elVictoria and Albert Museum de Londres y el otro ya del S. XX, en el Museo Nacional de Historia de Rumanía, en Bucarest.

También el basamento cuenta con una panoplia magnífica en la que aparecen representados cascos, espadas, puñales, túnicas, saetas, corazas, lanzas, etc, en un repertorio descrito con gran detalle y minuciosidad.

Es de agradecer que la columna haya llegado prácticamente intacta hasta nuestras fechas, en buena medida por el respeto que durante la Edad Media se le profesó a Trajano, aunque también influiría la singularidad de este tipo de construcciones, como lo prueba asimsimo la conservación de la columna de Marco Aurelio.
Trajana0
Trajana0

Trajana00
Trajana00

Trajana04
Trajana04

Trajana05
Trajana05

Trajana06
Trajana06

Trajana07
Trajana07